YACO

8 de January del 2017

Soy activo, alegre, cabezota, me encantan los mimos y las caricias, soy inteligente (tengo carrera), sociable con mis amigos del pueblo y encantador de serpiertes (me los camelo como quiero)....
Cuando suena el timbre o el teléfono me encanta ladrar por si no lo oyen. Sé que no les gusta, pero no lo puedo evitar. Lo que llevo mal son los cohetes y petardos, me dan miedo y tiemblo como una vara verde.
Me siento libre y feliz en el pueblo porque voy suelto, y en la finca me lo paso pipa con las vacas y otros perros que viven allí.
Cuando me dicen algo escucho atentamente lo que dicen y si están pachuchos, enfadados o juguetones lo capto rápido. Además, antes de que se vayan de casa ya sé que van a salir. A mi me parece lo más normal del mundo, pero a ellos les sorprende enormemente. Dicen que solo me falta hablar. Lo que les pasa es que llevan tapones en los oídos y no me oyen, porque SÍ QUE HABLO.
Normalmente vivo en el pueblo, pero de vez en cuando vengo a la ciudad a pasar unos días. Me encantan estas salidas. Después se locuento a mis amigos de la finca y a las vacas y les doy mucha envidia.
Un beso para todos