13 de January del 2017

ALBA

Nos cuentan...

Extraño animal surgido de un contenedor de basura - donde fue arrojado con un mes de vida - y de la red social Twitter, donde la persona que lo encontró (Belén) curiosamente en su portal (suena a cuento, pero es que la vida es así de cachonda). Le buscó una familia para seguir adelante. Era pequeña, sin demasiado pelo, y los vídeos que me enviaron donde podía verla en interacción con la gente y con otros perros, engañaban lo suficiente como para que pareciera que era una perrita adorable: no lo era. Es la reencarnación del mal hecho perra.

Su nombre se debe a que la noche anterior de que apareciera en Twitter, escribí un relato sobre una chica llamada Alba que no era precisamente un modelo a seguir y de esa forma el nombre recayó sobre ella también, como una maldición. Aunque apenas pesa lo que una garrafa de agua, su entrenamiento preferido es morder a Baal - el perro bueno - 24 horas al día y arrinconarle contra puertas y paredes de casa mientras le monta dominantemente. De ella, hace unos día, un especialista en perros dijo que era el primer caso claro que conocía de perra con síndrome de hiperactividad y que era el bicho más malo que había visto nunca... antes de llamarla gorda y dejarla que se subiera encima. Esperamos que crezca y las hormonas modifiquen el panorama.

Y yo digo, Alfonso (el dueño de Alba, y el autor de la descripción), que cada vez que vienes se te cae la baba por ella...